Túnez, uno de los países más accesibles para un viaje en el norte de África, ofrece una gran diversidad de atracciones y paisajes.

Destacan las playas de los resorts de Hammamet y Yerba, las dunas onduladas del desierto del Sahara, y el mar salado de Chott El Jerid. Pero tampoco puede ser olvidado el caserío azul y blanco de Sidi Bou Said, las ruinas de Cartago, y las laberínticas medinas de Túnez y Bizerta.

Para la planificación de un viaje inolvidable a Túnez, te presentamos las mejores atracciones de este país africano.

Cartago

Ubicada en la costa noreste de Túnez, no muy distante de la capital de Túnez, Cartago fue una ciudad fenicia y una potencia comercial en la antigüedad, que disputó con Roma el dominio del mar Mediterráneo. Cartago fue derrotada y totalmente arrasada por los romanos al final de la tercera Guerra Púnica. Una segunda Cartago, romana, fue construida un siglo más tarde, sobre las ruinas de la anterior.

Hoy, el sitio está inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, y es un lugar  con suma importancia arqueológica; ya que existen vestigios de la presencia púnica, romana, árabe, entre otras. En una visita a esta atracción, no debes dejar de visitar las extensas ruinas de Cartago (no será tarea fácil visitarlas todas en un solo día), el palacio del presidente, y las magníficas vistas de la ciudad de Túnez y del golfo.

Grand Erg Oriental

El desierto del Sahara cubre una gran parte del territorio de Túnez. Entre el suroeste del país y el este de Argelia, el gran Erg Oriental es el rincón más bello de este gran mar de arena, donde las dunas más altas llegan a tener 250 metros de altura. En una aventura a camello o 4×4, disfruta de las olas de arena formadas por el viento, pero debes de saber que nada iguala el paisaje de las dunas a la puesta del sol. En los límites del desierto, hay varios oasis tunecinos que pueden ser visitados, como Douz, Tozeur y Nefta.

Chott El Jerid

Cerca de Douz, Chott El Jerid es el mayor desierto salado de Túnez. Esta singular llanura de sal fue descrita por Julio Verne y utilizada en el rodaje de Star Wars. Hay diversos operadores turísticos también organizan expediciones a este mar salado a lo largo del día.

Djerba

Djerba es una isla de ensueño, pero también es un lugar con una larga historia. Ulises habría probado aquí el “lotus”, un fruto que elimina el deseo de partir. Con interés histórico y cultural, se destaca la capital de Houmt Souk, con sus casas de color blanco y ventanas azules, y diversas atracciones como los coloridos mercados, las calles estrechas de la medina, la Coopérative Artisanale y el Musée des Arts Populaires.

Si visitas Djerba en los meses más fríos, a partir de Octubre, no dejes de dar un paseo en barco a la isla de los flamencos en la península de Ras Rmel. Los cruceros salen del puerto de Houmt Souk. En la costa sur de la isla, visita Guellala, famosa por su cerámica, y uno de los mejores lugares para disfrutar de la puesta del sol. Como destino de playa, se destaca la costa noreste de la isla, también llamada zona turística, donde se encuentran los centros turísticos y las mejores playas.

Sousse

Sousse es una importante localidad costera en el golfo de Hammamet, y una de las ciudades más antiguas de Túnez. Inscrita en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, la laberíntica medina de Sousse ofrece un ejemplo de una ciudad en los primeros siglos de la ocupación árabe con un sistema de defensa costera. Todas las atracciones de la ciudad están aquí, destacando la Gran Mezquita y el Ribat, al mismo tiempo fortaleza y edificio religioso; además, debes de hacer una visita al Museo del Mosaico. Como destino de playa, la costa de Túnez cuenta con varios kilómetros de arena blanca y mar azul turquesa, y una oferta diversificada de resorts, cafeterías y restaurantes.

Túnez

A pesar de que está situada en la costa del Mediterráneo, la ausencia de playas en la ciudad de Túnez ha salvado a la capital de Túnez de los efectos del turismo de masas. Con Cartago y Sidi Bou Said tan cerca, la ciudad no es conocida por una gran diversidad de atracciones pero posee una de las medinas mejor conservadas del norte de África (Patrimonio Mundial de la UNESCO), y una de las más agradables para explorar. En el centro histórico, no dejes de visitar la mezquita Ez-Zitouna, el mayor centro religioso de Túnez, los souqs o mercados, donde todo se regatea, y el Museo del Bardo, uno de los más importantes del norte de África, que ocupa un palacio otomano del siglo XIII y cuenta con la colección de mosaicos más importante del mundo.

Sidi Bou Said

Ubicada a tan solo 20 km de la ciudad de Túnez, hay quien dice que, Sidi Bou Said podría pasar perfectamente por cualquier isla griega. Refugio de artistas, esta aldea pintoresca en un acantilado sobre el mar Mediterráneo es ideal para ser visitada en la mañana o por la tarde. La principal actividad es fotografiar las calles, las casas y la vista del Mediterráneo. El Café des Nattes, donde el artista Paul Klee trabajaba, es el lugar más famoso de la villa.

Hammamet

A una hora de la capital de Túnez, Hammamet, es el centro turístico más antiguo e importante de Túnez. Como balneario, ofrece las mejores playas del país, y óptimas condiciones para la práctica de deportes acuáticos, como el parapente y el esquí acuático. Caminatas por la playa y paseos en camello son otras de las actividades favoritas. Todos los resorts de Hammamet se destacan por sus jardines exuberantes. En el centro histórico, vale la pena visitar la bien conservada medina medieval, destacando las murallas y la Gran Mezquita.

Monastir

Una antigua ciudad fenicia, Monastir, es ahora un destino de playa, pero también el punto de partida ideal para explorar una región fascinante, que incluye las ciudades históricas de Sousse, Monastir y Kairouan. Como balneario, Monastir ofrece excelentes condiciones para la práctica de deportes acuáticos, como buceo, y es también un destino de golf en Túnez. El nombre de Monastir tiene origen en un monasterio de la época bizantina. La importancia espiritual se mantuvo a lo largo de los siglos; así mismo, la comunidad árabe construyó en el siglo VIII la fortaleza conocida como Ribat. Junto a este edificio, se encuentra el enorme mausoleo del presidente Habib Bourguiba, padre de la independencia de Túnez, nacido en Monastir.

El Jem

Después de Cartago, El Jem es una de las ciudades romanas más importantes. El anfiteatro, construido en el siglo III d. C., con capacidad para cerca de 30 mil personas, es uno de los mayores del Imperio Romano, después del Coliseo de Roma. Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979, El Jem puede ser visitado a lo largo del día pero la salida y la puesta del sol son las mejores horas para apreciar el anfiteatro, y para sacar fotos. La entrada cuesta 10 dinares e incluye la visita al museo arqueológico.

Horario: 8h – 17: 30 (invierno) y 8h – 18: 30 (verano)

¿Qué hacer en Túnez? Todo lo que no te puedes perder
5 (100%) 1 vote

Comentarios

Personas han Comentado este articulo