Malasia tiene una cultura diversa y fascinante basada en la vibrante fusión entre culturas y costumbres de los malayos, chinos e indios. Por ello, no es difícil que sea cual sea el turista que arribe a sus tierras, parta de ellas completamente enamorado del país.

El país es un mosaico de montañas, bosques tropicales, enormes extensiones de playas doradas y plantaciones de árboles de caucho y palmeras. El territorio despierta los cinco sentidos con el aroma y sabor de las especias, la belleza oriental, el aroma de las viejas colonias, los sonidos de la selva y los colores de la selva y de los mares.

Malasia se encuentra en el Sudeste de Asia y sus fronteras están delimitadas al norte por Tailandia, al sur por Indonesia y Singapur, y al este por Filipinas.

El país se divide en dos regiones: la Malasia peninsular, limitada por Tailandia y Singapur y que constituye cerca de un 40% del territorio del país con varias cadenas montañosas, y las provincias de Malasia Oriental, Sabah y Sarawak, en la isla de Borneo, a 700 km del Mar de la China Meridional, donde domina la selva y una extensa red fluvial.

¿Qué ver en Malasia?

La capital Kuala Lumpur es una ciudad moderna y bulliciosa con más de un millón de habitantes. Además de los rascacielos que dominan el paisaje urbano, la ciudad aún conserva numerosos edificios coloniales en el centro, barrios vibrantes con vendedores ambulantes y mercados nocturnos llenos de vida y de color.

Las torres Petronas son un emblema de la ciudad, siendo uno de los edificios más altos del mundo, dominando el horizonte. En la plaza Merdeka, que fue en el pasado el centro de la ciudad colonial, se pueden encontrar los principales edificios de la ciudad. Chinatown corresponde a una de las zonas más animadas y coloridas de la ciudad con mercados al aire libre. El Museo Nacional cuenta con exposiciones permanentes dedicadas a la historia, cultura, fauna y flora del país, otro de los lugares que no te puedes perder en un viaje a Malasia.

La ciudad de Malaca presenta una amalgama interesante de influencias chinas, españolas, holandesas y británicas, y es considerada la ciudad malaya con más historia. En el pasado, Malaca era un importante puerto comercial de la región. Actualmente, aún conserva los períodos de mayor brillo de antaño. La ciudad aún conserva sus misteriosas calles, tiendas de antigüedades, templos y edificios que evocan la nostalgia del poder colonial europeo.

La reliquia más importante del período holandés es el cúmulo edificado de Stadthuys construido entre 1641 y 1660. Esta edificación alberga algunos de los departamentos del Gobierno y el Museo Etnográfico. Las majestuosas ruinas de la iglesia de San Pablo, construido por los portugueses hace cuatrocientos años son también un lugar para visitar. En el centro histórico, todavía se puede apreciar el templo de Cheng Hoon construido en 1646, y pasear por las fascinantes calles repletas de tiendas de antigüedades como en el área de Hang Jebat.

La isla de Penang, situada en la costa Noroeste de la península de Malasia, es uno de los principales centros turísticos del país. Además de las playas, Penang también es conocida por su vibrante y misteriosa ciudad de Georgetown, con 400 000 habitantes, situada en la costa Noreste de la isla. Esta ciudad respira una esencia puramente china con sus barrios antiguos que sorprenden a los visitantes por su rara belleza.

En una visita a Georgetown no puedes dejar de explorar el templo de Khoo Kongsi con sus estatuas de dragones, pinturas y azulejos de diversos colores; el templo de Kuan Yin Teng; el funicular de Penang Hill, que se eleva a unos 800 metros de la ciudad y ofrece una vista impresionante sobre la ciudad y donde se puede visitar un templo hindú y una mezquita.

La isla de Pulau Langkawi es uno de los destinos por excelencia para aquellos que buscan impresionantes playas y descanso. Esta isla es la mayor de un grupo de 99 islas tropicales, con bellas formaciones geológicas, numerosas grutas y densos bosques tropicales, a la par de playas de arena dorada y agua cristalina.

La región de las Cameron Highlands, en el centro de la Malasia peninsular, comprende un conjunto de poblaciones que viven en las montañas entre los 1.500 y los 1.800 metros. En esta región se puede explorar el bosque denso, sorprenderse con enormes cascadas y hacer senderismo. Existen diversas visitas guiadas que pueden ser realizadas a partir de Tanah Rata.

La isla de Tioman posee un paisaje idílico. Situada en el Mar de la China Meridional frente a la costa oriental de la península de Malasia, la isla ofrece hermosas playas de aguas transparentes llenas de corales, una rica vida marina, ríos de agua cristalina y los impresionantes picos de Batu Sirau y Nenek Semukut. La mejor época para visitar la isla es entre los meses de junio y agosto, siendo que durante la época de los monzones, entre noviembre y enero, la isla se encuentra prácticamente desierta. Para llegar a la isla es necesario tomar un barco desde Mersing o de Singapur.

¿Cuándo visitar Malasia?

El clima de Malasia es húmedo y caliente a lo largo del año. Habitualmente, las temperaturas oscilan entre los 20ºC y 30ºC y una humedad constante de 90%, en promedio. La región se encuentra bajo la influencia de los monzones. Sin embargo, la época de las lluvias se produce sólo en la costa oriental de la Península de Malasia, siendo que en la costa Occidental el período más lluvioso se produce entre los meses de septiembre y diciembre.

Por su parte, en la región de Sabah y Sarawak, la estación de las lluvias se produce entre octubre y febrero. La precipitación se caracteriza por ser intensa y rápida con abiertas prolongadas donde se puede divisar el sol. Si deseas disfrutar de las playas, debes evitar la temporada de lluvias, entre noviembre y enero, en la costa oriental de la península de Malasia.

Turismo en Malasia, una de las maravillas de Asia para Visitar
4.8 (95%) 4 votes

Comentarios

Personas han Comentado este articulo