Este es un viaje mítico que recorre los más bellos paisajes de Argentina y de Chile, atravesando la Patagonia y la Tierra del Fuego, donde se une el descubrimiento cultural con el trekking en una aventura que pasa por las montañas de Fitz Roy y Torres del Paine, el glaciar Perito Moreno, por el Estrecho de Magallanes y el Canal Beagle.

El destino de partida de esta aventura, comienza con el nombre de El Calafate, puerta de entrada para visitar el Parque Nacional de los Glaciares. El día de la llegada puede ser aprovechado para conocer esta pequeña ciudad turística que vive “a la sombra” del famoso glaciar Perito Moreno.

De la Patagonia a la Tierra del Fuego

Al día siguiente empieza la gran aventura con el viaje hasta El Chaltén, considerada como la capital argentina del trekking.

Situada en las estribaciones de las montañas de Cerro Torre y el Fitz Roy, El Chaltén es un pueblo pequeño que sirve de puerto de abrigo para los amantes del montañismo. A partir de aquí comienza una expedición de cuatro días con una mochila a la espalda, al encuentro de paisajes de una belleza inimaginable, hasta la Laguna Capri.

Durante el trekking por el Fitz Roy tendrás la posibilidad de observar las paredes verticales y los macizos graníticos de esta montaña, en una caminata que sigue por el río Blanco y por la Laguna de Los Tres, pasando por una zona de glaciares.

El monte Fitz Roy (3405 metros de altitud) es considerado como uno de los más bellos del mundo a la par del K2, el Karakórum en el Himalaya y el Alpamayo en los Andes peruanos.

Dejando el Fitz Roy se sigue por los senderos de los bosques de altitud, las turberas y pantanos, pasando por los lagos de la Madre y de la Hija, hasta llegar a la montaña de Cerro Torre, donde los glaciares y rocas con formas puntiagudas dominan el paisaje. En este día, la caminata tendrá una duración media de 4 horas.

Dejando la montaña de Cerro Torre se pasa por la laguna Torre, siendo que los más entusiastas podrán cruzar el río Fitz Roy hasta el glaciar Grande y probar la escalada en hielo. Por montes y valles, se llega a El Chaltén, donde se parte en dirección a El Calafate.

Glaciar Perito Moreno

Otro de los puntos altos de este viaje es la visita al glaciar Perito Moreno, una de las maravillas del mundo natural. Los enormes bloques de hielo que se desprenden de la gran masa de hielo, las aguas del lago y los colores envolventes, convierten el escenario en una imagen única e inolvidable. A lo largo de un carril predefinido se sigue por la orilla del lago hasta llegar casi al frente del glaciar. Otro momento emocionante.

En el regreso a El Calafate, tendrás la oportunidad de observar el paisaje que lo rodea y la gran diversidad de aves existentes en la zona.

De aquí te dirigirás en dirección a territorio chileno, hasta el Parque Nacional Torres del Paine, la mítica “ruta 40”, atravesando un paisaje de estepa, donde es posible identificar a las montañas de Paine Grande, Cuernos y el Almirante Nieto.

A lo largo de la ruta se realizan algunas rutas de senderismo junto al Lago Nordenskjöld y Salto Grande, donde se puede avistar la fauna local y, en particular, cóndores y guanacos.

En el Parque Nacional Torres del Paine, considerado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO, se recorren diferentes rutas por el Valle del Francés, por el lago Pehoé, y por las Torres del Paine, donde se atraviesan ríos, densos bosques y lagos de origen glaciar por paisajes inolvidables.

Otro de los puntos altos de este viaje es el trekking por el glaciar que se extiende por 60 kilómetros, entre el campo glaciar del Sur de la Patagonia y la cordillera del Paine. Durante esta actividad se pueden observar icebergs y montañas cubiertas de nieve en un recorrido donde el silencio sólo es interrumpido por el movimiento de los grandes bloques de hielo. El sendero termina en la parte frontal del glaciar. A partir de este punto se sigue hacia el lago Pehoé, viajando en catamarán hasta Puerto Natales, en Chile.

En dirección Sur, viajarás en ferry por el Estrecho de Magallanes hasta llegar de nuevo a territorio argentino y a la Tierra del Fuego. En esta región los viajeros pueden alojarse en el rancho típico de Los Hijos, donde podrás ponerte en contacto con el día a día de los gauchos y con sus tradiciones. Al día siguiente se deja el rancho, y se continúa por las montañas, realizando un trekking hasta el Lago Esmeralda, donde el glaciar Ojo del Albino surge como escenario de fondo.

El viaje prosigue en dirección a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, que será el punto de partida para explorar el Parque Nacional de Tierra del Fuego. Ese mismo día, se tendrá la oportunidad de realizar un viaje en barco por el canal de Beagle, donde se pueden observar diferentes especies de aves y mamíferos, como el lobo marino.

Esta aventura termina en Ushuaia, en el extremo del continente americano, de donde puedes regresar en avión a Buenos Aires. Opcionalmente, puedes prolongar tu viaje con unos días de estancia en la capital argentina.

Argentina y Chile – de la Patagonia a la Tierra del Fuego
4.5 (90%) 2 votes

Comentarios

Personas han Comentado este articulo